ENTREVISTA CON SAMANTHA MORTON

 

Publicada en el  London Independent

 

¿Te parece que Morvern es lo mejor que hiciste hasta ahora?

No estoy segura. ¿Vos qué creés?

 

Morvern está siempre escuchando su walkman. ¿Si tuvieras que inventar un soundtrack para tu vida, qué música usarías?

Joy Division.

 

Parecés tener absoluta confianza en lo que hacés. ¿Tiene eso que ver con haberte vuelto independiente a temprana edad?

Creo que uno es quien es, sin importar de dónde venga.

 

¿Te preocupa entregarte al exceso hollywoodense?

Aún si lo hiciera, no estaría mal en tanto estuviera bien para mí en el momento que lo hiciera.

 

¿El hecho de que te dirigiera una mujer hizo que las escenas de sexo fueran un poco más fáciles de hacer?

En absoluto, pero una botella de licor ayudó.

 

¿Qué te hizo querer estar en el último video de U2?

¡La experiencia!

 

¿Te ponés nerviosa cuando no hay trabajo en el horizonte?

¡Me aterroriza!

 

¿Vas a volver a trabajar en la televisión?

¡Lo haré si me pagan lo suficiente!

 

¿Es verdad que podrías interpretar a la chica de Pierce Brosnan en su próximo proyecto?

Cuando me manden el guión te cuento.

 

Entrevista  a Samantha Morton (2)

Por Tom Dawson

 

¿Qué es lo que más te impresionó del libro –que es lo que Lynne Ramsay te envió en lugar de mandarte el guión?

La historia por encima de todo –simplemente lo que Morvern hace y su manera de comportarse al respecto. Con unos amigos míos no podíamos creer que el autor fuera un hombre (Alan Warner), porque estaba tan cerca de meterse en el interior de la cabeza de una mujer, con todo el nivel de detalle que implica. También, el hecho de que Morvern parece tan corriente y tan a menudo los personajes de los libros y las películas terminan resultando extraordinarios en alguna manera –tienen alguna discapacidad o están totalmente hechos mierda. Morvern me resultó una persona bastante normal.

 

¿Fue muy difícil interpretar a un personaje tan de otro mundo en Morvern Callar?

No fue una algo muy premeditado. No es que no hubiera reflexionado al respecto. Pero no es difícil porque una simplemente ve a Morvern ahí, es una misma. A Lynne no el gusta infringir tu  espacio de actuación. No es improvisación lo que hice, pero ella no quiere recargarte con todos esos asuntos técnicos referidos a las tomas o el sonido, cosa que sí hacen muchos otros cineastas. Me dio una gran libertad para expresarme. He tenido que hacer ciertas interpretaciones en una cierta posición para la luz, o en que me dieran una marca sin discusión posible respecto de dónde creo que yo que debería estar el personaje dentro del espacio. A través de los años me he acostumbrado demasiado a transigir.

¿Te pareció que trabajar en Morvern Callar fue una colaboración mucho más creativa que tu trabajo en otros films?

Yo lo sentí de esa manera. Fue maravilloso poder hacer feliz a alguien, darles lo que querían. Y aún así no sentirme restringida para mis adentros. Hay una línea muy fina entre sucumbir a la visión de otra persona y sentir que una no es más que un peón en el juego de ajedrez de otros, y satisfacerse a una misma también. Eso es un logro muy importante.

 

Lynne Ramsay dice que le diste cierto toque a lo Juana de Arco a tu personaje.

Estaba tan obsesionada con que Morvern no fuera rara, y con no tener una motivación específica detrás de todo. Todo lo que ella hizo, lo hizo en el momento. Si uno se fija en la historia de Juana de Arco, le deja la sensación de que era una chica muy ordinaria, que de pronto tenía una idea y sin embargo no podría explicar por qué tenía que hacer lo que hacía. Traté de que Morvern fuera especial sin sobreenfatizar el hecho de que es especial.

 

¿Te parece que es un amor por su novio muerto lo que impulsa sus acciones o está más motivada por el enojo o la pena?

No tengo la menor idea. No analicé a Morvern, no soy psicoanalista. No es mi trabajo, y ni siquiera intento anticipar lo que ella va a hacer, simplemente lo hago y luego me voy y dejo que lo críticos piensen por qué hace ella lo que hace. Cuando recibo un guión lo veo todo en mi cabeza, y eso es lo que actúo, así que no sé porqué mis personajes hacen lo que hacen.

 

¿Como preparación para el papel te metiste por adelantado en la música que escucha Morvern en sus auriculares a lo largo de todo el film?

Lo hice, pero no tuvo que ver solamente con meterme en el personaje; fue también porque me gusta la música.

 

¿Recibiste muchos más guiones desde el estreno de Minority report: sentencia previa?

No realmente. Me han ofrecido muchos films en Hollywood antes, como los X-Men, y a veces es realmente tentador. En este momento llevo un año sin trabajar. Lo último que hice fue East of Harlem, que ahora se llama In America, que está dirigida por Jim Sheridan. Comienzo a filmar con Michael Winterbottom en noviembre (2002) una película llamada Code 46. No sé de qué trata –todavía están en proceso de casting. Yo ya había trabajado con Michael cuando tenía 14. Era una partecita en TV, en Boon.

 

 

 

 

 

FESTIVALES RETROSPECTIVAS ESTRENOS Y NOVEDADES  

 ENTREVISTAS INFORMES CRITICOS CONTACTENOS