ENTREVISTA CON THOMAS GILOU

 

 

Reportero – Luego del éxito de «La Verité si je mens », ¿fue natural la idea de realizar su secuela ?

 

Thomas Gilou. – Bastante natural. El público estaba ansioso de disfrutar nuevamente de la compañía de este grupo de amigos. Ese fue nuestro punto de partida y el film anduvo muy bien. Los productores deseaban repetir la experiencia, y como el final del primer film era bastante abierto, las posibilidades de continuarlo eran reales.

 

R. - ¿Cuántos espectadores tuvo el primer film ?

 

T.G. – Cinco millones.

 

R. - ¿Lo asustaba la idea de una secuela ?

 

T.G. – Seguro; siempre pone a prueba los nervios. Uno se pregunta si será lo correcto. Pero creo que una vez que se tienen los actores que uno desea y la historia adecuada, están dadas las condiciones para realizar una secuela.

 

R. – ¿Cuándo leyó usted el guión ?

 

T.G. – Llevó dos años escribirlo y lo leí en octubre del ’99. Dije que lo realizaría, al igual que los actores. Y así comenzamos. Hablemos de los actores. El equipo ganador no era exactamente el mismo. Exceptuando al desaparecido Elie Kakou, Vincent Elbaz, Richard Bohringer y  Anthony Delon, todos abandonaron.

 

R. – ¿Por qué se fueron ?

 

T.G. – La idea era seguir las aventuras de la banda. Sobre esa base, comenzamos a hablar con los actores. Entre los protagonistas, Vincent se rehusó a hacer el film por motivos económicos. Los demás personajes eran secundarios y no figuraban en el guión ; y yo no iba a tratar de incluirlos.

 

R. – Entre los nuevos intérpretes se cuenta Gad Elmaleh.

 

T.G. – Yo deseaba contar con él para La Vérité 1”, pero no estaba disponible. Ahora, naturalmente, volví a buscarlo y él aceptó hacer algo nada simple : calzarse los zapatos de un personaje ya existente. Pero le agregó un toque de originalidad e hizo de este papel algo propio.

 

R : -¿Y Enrico Macias?

 

T.G. – Me di cuenta de que Enrico no había hecho nunca películas, lo cual me parecía extraño porque posee el prestigio, la presencia y la voz, así como una sólida disposición. Fue divertido trabajar con él, un desafío. En la pantalla, entrega exactamente lo que yo estaba buscando.

 

R : - Un tercer nuevo integrante es Daniel Prevost.

 

T.G. – Yo estaba buscando a un villano, lo cual no era simple dado que debía ser alguien que pudiera convertirse en parte de la familia y conectarse con el espíritu de la película, a fin de no quedar fuera de sintonía con el proyecto total. Pienso que Daniel Prevost cumplió perfectamente con los requisitos; no quedó como un añadido. También es un actor que me gusta mucho, de la vieja escuela, el sólido actor francés de reparto que sabe cómo interpretar un papel.

 

R . - ¿Una buena comedia significa una química adecuada en el reparto ?

 

T.G. – No estoy de acuerdo con quienes dicen que el reparto no es importante ; para mí, la elección de los actores es crucial. Si uno comete un error, puede resoplar todo lo que quiera, pero no se va a solucionar. A mí me agrada mucho dar y recibir de los actores ; es lo que más disfruto, mucho más que la preparación o el proceso de escritura.

 

R. – Con respecto al primer film, ¿qué desearía usted quitar o agregar ?

 

T .G. – Pienso que el tema es diferente. La idea clave de « La Verite 1» era Eddie (interpretado por Richard Anconina) y su búsqueda de la identidad. Era una situación bastante fuerte : un personaje en busca de sí mismo a través de la gente que va encontrando. En la secuela no pudimos usar esta idea : es más la historia de un grupo de amigos que ya conocimos y que se han mezclado en al mundo de las tiendas minoristas.

 

R.  - ¿De modo que usted enfocó la comedia en esa dirección ?

 

T.G. – Si uno lo piensa, « La Verite 1 » no es realmente una comedia. En cierta manera es un drama. En la secuela, el argumento está construido de una manera más cómica.

 

R. - ¿En cuál de ellas es José Garcia la fuerza impulsora?

 

T.G. - ¡Ah, sí, José! Él impulsa el film. Pero no creo que haya que considerar que en eso se basa el equilibrio del film. En un elenco no hay jerarquías : cada uno tiene a su cargo darle presencia a un personaje, aun cuando no sea a través del diálogo. Recuerdo lo que ocurrió con Bruno Solo en « La Vérité 1 », donde su personaje no poseía nada que lo distinguiera. Nos preguntábamos qué podríamos agregarle para darle vida, y al final, se convirtió en un integrante real del grupo.

 

R : - ¿Ha hecho usted las paces con el Sentier, que encontró al primer film algo caricaturizado?

 

T.G : - Creo que se reconocieron en el film. En verdad, lo vieron varias veces, y creo que eso contribuyó al éxito de « La Vérité si je mens ».

 

R . – Usted tuvo algunos problemas en la secuela.

 

T.G. – Nada serio, nada que no pudiera arreglarse. Cuando quisimos filmar la escena en la sinagoga, no pudimos. Las personas con mentalidad más abierta, que estaban deseosas de facilitarnos las cosas, chocaron con las más rígidas, que nada tendrían que ver con el film. Pero no hubo ninguna provocación y ese no fue el problema. Fue un problema incluso menor que en el primer film. En « La vérité 1 » hay un descubrimiento de un mundo completo y de sus rituales. Aquí no hay nada de eso. Finalmente, rodamos la escena en Bruselas, donde fuimos bien recibidos. Todo marchó bien.

 

R. - ¿No le preocupa ser encasillado como realizador de comedias ?

 

T.G. – La verdad, me siento encasillado, pero es mejor tener una etiqueta que no tener nada. De todas maneras, nada impide que pueda realizar un juego de prestidigitación con las etiquetas. Con este film, creo que he inventado un género y eso es bueno. Pero lo que realmente me interesa es tomar contacto con el público y realizar filmes que tengan vida propia.

 

R. - ¿Cuáles son sus influencias ?

 

T.G. – Son lejanas, filmes que han creado una discontinuidad. SI hay alguien a quien realmente admiro es a Jean Rouch, quien ha realizado extraordinarios filmes como « Les Maîtres fous ». Es uno de esos artistas que han dotado al cine de un nuevo lenguaje. Estamos especialmente en deuda con él por la tecnología de los equipos portátiles. Sin duda, es una de las personas que me provocaron el deseo de ser director.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 FESTIVALES RETROSPECTIVAS ESTRENOS Y NOVEDADES  

 ENTREVISTAS INFORMES CRITICOS CONTACTENOS