UNA BREVE ENTREVISTA CON
LA DIRECTORA LEE JEONG-HYANG

 

 

 

¿Qué te parece que distingue a este film de otros éxitos coreanos?

Quiero dejar en claro que éste no es un film de arte. Tener a un pequeño niño y a una abuela en una película no significa automáticamente que se trate de una “de arte”. Mi objetivo era hacer un buen film comercial. Divertido, fresco y conmovedor. Estas tres palabras creo que lo describen en su totalidad.

 

¿Cual es exactamente el rol de la abuela en el film?

En una palabra, creo que uno podría decir: naturaleza. “Naturaleza” es una palabra clave en esta película. Quería retratar a la abuela como la naturaleza, que nos da la vida y nos eleva. Ella es alguien que nos da todo de manera incondicional… Yo insistí en mantener las locaciones tan parecidas a su aspecto original como fuera posible, contraté a gente del pueblo y filmé las escenas en su secuencia cronológica, de tal manera que todo se desarrollara naturalmente en el film.

 

Los personajes principales de Museo de arte junto al zoológico –tu film anterior- y Camino a casa, tienen similitudes. Están aquellos que son protegidos y amados y aquellos que protegen y dan amor.

Shim Eun-Ha y Sang Woo –respectivamente, para cada película- nos representan a todos, incluyéndome. Todos queremos ser protegidos y amados por alguien… Yo soy realmente torpe y bastante inmadura. Mi abuela materna realmente se dedicó a mi cuidado. Lo importante es que aquellos que son protegidos y amados de esa manera crezcan. Todavía tengo un largo camino por recorrer, de todas maneras.

 

¿Pensás seguir escribiendo tus propios guiones?

No tengo intenciones de rechazar un buen guión si se me cruza en el camino. Lo que ocurre es simplemente que tengo algunas historias que quiero contar, eso es todo. Hasta mi tercer film –si es que llego a hacer un tercer largometraje-, quiero contar historias acerca de relaciones humanas. Pero mi tercera película será muy diferente de las anteriores.

 

Escuché que el proceso de realización de Camino a casa fue muy difícil.

Pensé que sería posible tener el rodaje listo en dos meses, pero terminó llevando medio año. No quería rodar varias escenas agrupadas como en otros films. Tenía que rodar de manera consecutiva para capturar los sutiles cambios emocionales de los personajes. Quería hacer un film que recordase a la naturaleza y eso incluía también a los personajes. Por eso es que debíamos tomarnos todo con el tiempo suficiente.

 

Debés haberte encariñado de verdad con la anciana…

Eso fue lo que más me preocupaba hacia el final. Quiero decir, tanta gente había irrumpido en la vida de la abuela y ella había estado viviendo sola por tanto tiempo, que ¿qué tan sola se iba a sentir  después de que el equipo se hubiera ido? El rodaje se volvió lo suficientemente complicado hacia el final, y yo estaba preocupada ante la posibilidad de que ella se enfermara o algo así. El día que nos fuimos, la abracé y comencé a llorar a mares. Ella también lloró. Aun me duele el corazón cuando pienso en ella. Debería intentar visitarla cada tanto.

 

ENCONTRANDO EL CAMINO

 
La directora Lee Jeong Hyang expresa su amor y gratitud  hacia su abuela en la película Camino a casa. Por JIMMY LEE, desde SEUL para KOREAN JOURNAL
 
“Yo era muy desobediente con mi abuela –recuerda Lee Jeong Hyang- porque tenía fe en que, no importaba cómo la tratara, siempre me perdonaría y me abrazaría y seguiría dándome todo su amor. Hice esta película de hecho para pedirle perdón por todas las cosas que le hice”. Estas declaraciones, que corresponden a la presentación de la película en el Festival de Toronto, serían más tarde ampliadas por la directora: “Los medios llegaron a conjeturar que un embotellamiento del tráfico en el día del padre en Corea se debió a que la gente estaba acudiendo en masa a ver Camino a casa, que ya llevaba un mes en cartel. También podría haber ocurrido que muchas familias iban a visitar a sus parientes en la ciudad. Pero eso fue lo que dijeron”.
 
Camino a casa es la primera película coreana adquirida para su estreno norteamericano por Paramount Classics, que la estrenó en Estados Unidos en su idioma original, con subtítulos en inglés. 
 
Nacida y criada en Seúl, Lee nunca fue enviada con sus abuelos al campo, a diferencia de lo que ocurre en la película. Pero su abuela materna, esa a la que le hizo la vida imposible, vivió con la familia de Lee. “Era una vida muy común y corriente”, dice Lee. Pero fueron los ojos de una estrella de cine los que decidieron a Lee a zambullirse en el nada corriente mundo del cine. “Sé que quiero ser una directora de cine desde que tenía trece años y ví a Paul Newman en Infierno en la torre. Estaba bastante loca por él”.
 
Mientras asistía a la Universidad de Songang, su amor por el cine creció. Tras graduarse con un título en literatura francesa, se enroló en la recién creada Academia Coreana de Artes Cinematográficas, convirtiéndose en miembro de la cuarta generación de egresados de la escuela.
 
Trabajó como asistente de dirección en unos pocos films y dirigió un documental titulado Un lugar para Eva; pero pasarían diez años antes de que hiciera su debut como directora de un largometraje de ficción. En parte, la razón serían las tendencias patriarcalistas que imperan en Corea.
 
“Fue muy difícil al comienzo tratar de hacer mi primera película. Como era mujer, nadie quería contratarme como directora. Los coreanos no confían demasiado en las mujeres”, dice Lee.
 
Sería por sus propios méritos que conseguiría su primera oportunidad: su guión para Museo de arte junto al zoológico ganó un concurso de guión. “Ahí fue que las compañías productoras comenzaron a acercarse con la oferta de hacer la película, de poner el dinero”, recuerda. La comedia romántica Museo de arte… fue aclamada por la crítica en 1998, obteniendo además numerosos premios por su dirección. Ahora que Camino a casa ha sido un gran éxito, hacer películas no será un gran problema para Lee. “Pero me petrifica la idea de usar, gastar, invertir una cantidad muy grande dinero para filmar”, asegura. “Creo que puedo decir lo que quiero decir mediante una película de un presupuesto mediano”. Aunque su abuela ya no puede apreciar esta postal con dedicatoria de su nieta –ya que murió un año antes del rodaje- Lee espera que el mensaje llegue vicariamente a través de todas las abuelas. “Camino a casa es una expresión del amor universal por las abuelas. Creo que me gustaría que el público se viera reflejado en algunas cosas que todos tomamos por seguras”.

 

 

ENTREVISTA con Lee Jeong-hyang
Publicada originalmente en AsiaSource
 

Entrevista con Lee Jeong-hyang, directora de Camino a casa, el sorpresivo éxito del verano se estrenó en el Sur de Corea el 5 de abril de 2002, y ha recaudado más de veinte millones de dólares desde su lanzamiento. La película se estrenó en New York y Los Angeles el 15 de noviembre de 2002. Escrita y dirigida por Lee Jeong-hyang, la película trata sobre el amor incondicional que se desarrolla entre un niño y su abuela. Sang Woo, de siete años, queda bajo el cuidado de su abuela muda en un remoto pueblo mientas su madre sale en busca de trabajo. Nacido y criado en la ciudad, Sang-Woo pronto entra en conflicto con su vieja abuela y su nuevo entorno rural. Pero a través de la paciencia y la devoción sin límites de su abuela, aprende a abrazar la humildad y la comprensión.
     
Con el suceso inesperado de su segundo largometraje, Lee Jeong-hyang se ha ganado el título de la mujer directora más comercialmente exitosa de Corea. Su film debut, Museo de arte junto al zoológico, estaba protagonizado por Shim Eun-ha, que es una estrella local, pero la historia sentimental de Camino a casa y su reparto de actores debutantes de extracción rural, se ganaron el corazón del público coreano.
 
Lee desarrolló su pasión por el cine muy temprano en su vida y eventualmente se graduó en la cuarta promoción de la Academia Coreana de Artes Cinematográficas. Fue recibida con gran aclamación por parte del público y de la crítica, y ganó los repectivos premios a Mejor Nuevo Director en los Grand Bell Film Awards, los Blue Dragon Film Awards, los YongPyung Film Awards, y los Choonsa Film Awards. AsiaSource habló con Lee Jeong-hyang acerca de este film tan personal que le dedica atodas las abuelas del mundo.
 
Recientemente los films coreanos han concitado una atención y una aclamación internacionales mayores. ¿Le parece que la calidad de este cine ha mejorado en los últimos años o se trata simplemente de que la industria cinematográfica internacional finalmente ha tomado nota de la existencia de los cineastas coreanos?
Creo que el cine coreano se está poniendo verdaderamente mejor. A la vez, el público coreano ya no está viendo el cine meramente como una manera de matar el tiempo. Ven nuestras películas con compasión y apreciación. Así que, en respuesta, la gente que hace films se esfuerza más y más. Ya no importa tanto qué fue primero, creo que ambos aspectos se retraoalimentaron.

"Camino a casa" anduvo muy bien en la taquilla coreana. Una periodista escribió que la había shockeado ver lo bien que le había ido a esta película dado que no contiene ninguna marca que indique que haya estado pensada con intenciones comerciales, y aun así se las arregló para superar en recaudaciones a los blockbusters hollywoodenses y a otras películas coreanas saturadas de estrellas. ¿Por qué cree que su película atrajo a un sector tan amplio del público en su país?
Antes de hacer esta película, la gente que estaba involucrada en ella se preocupaba porque no tenía ninguna estrella en el reparto y sí tenía un presupuesto demasiado reducido. Este tipo de películas nunca tienen exito en la taquilla. Pero esta película rompió todas esas reglas y la gente de la industria se vio muy sorprendida. Creo que una de las razones de su éxito puede ser que todos nosotros tenemos una abuela. Para aquellos de nosotros cuyas abuelas han fallecido, la película nos hace sentir remordimiento y nos hace extrañarlas. Y para aquellos cuyas abuelas todavía viven, nos hace pensar en tratarlas mejor de ahora en adelante y ser buenos con ellas. Creo que esto tiene un significado para todos nosotros. Es algo que todos podemos experimentar. Creo que esa es la razón por la que le fue bien con el público.
 

Usted ha dicho que su propia abuela inspiró este film. ¿Puede describir su relación con ella?
Mi propia abuela materna tuvo un solo hijo en su vida, mi madre. Mi abuelo se había muerto mucho antes así que mi abuela se mudó con mi familia aún antes de que yo naciera. Vivimos juntos en el hogar de mi familia hasta que ella murió dos años atrás. Yo era su favorita y era a la que más quería. Todos mis parientes y amigos lo saben. Yo fui la que peor se comportó  con ella, pero también era la más buena con ella.
 

¿Alguna vez le habló sobre este film?
No, no hablé con ella sobre la película. Ella murió mientras yo estaba buscando un productor, así que jamás se enteró de que esta película se haría.

¿Por qué decidió usar actores inexpertos en esta Camino a casa? Además, se sabe que usted buscó con mucho esfuerzo en el campo hasta encontrar a la mujer apropiada para interpretar a la abuela. ¿Qué la hizo decidirse por Kim Eul-Boon?
Uso actores no profesionales, no porque quisiera hacer una especie de documental, no era eso lo que buscaba. Incluso cuando escribía el guión sabía que solo gente que hubiera vivido realmente en esos pueblos tan remotos podría evocar cierta sensación. Sería inevitable entonces que nunca antes hubieran actuado. Mientras buscaba a la actriz que interpretara a la abuela, de alguna manera pensé que una vez que hubiera encontrado la locación para rodar, la abuela me estaría esperando. Fue como un milagro. Cuando me decidí por un pueblo y me dirigí a él, allí estaba ella.
 

¿Por qué decidió hacer que el personaje de la abuela fuera mudo?
Mi concepto principal era que la abuela es la naturaleza –el poder y la fuerza de la naturaleza. La naturaleza no habla, y tampoco la abuela. Pero ella también representa a la persona que da amor sin palabras, un amor que a veces puede ser el más grande y poderoso.
     
La película realmente captura las diferencias entre las Coreas rural y urbana. A través de la relación entre el niño y su abuela, la película señala aspectos de la vida rural que se han perdido en el curso del desarrollo civilizatorio. ¿Por qué decidió filmar en el pequeño pueblo de Jeetongma? ¿Fue difícil trabajar en un área tan remota?
Me resultó muy fácil. Hay un hombre que escribió un libro sobre pueblos coreanos remotos; se especializa en el tema. Le dí mi guión y le pedí que me recomendara lugares. El sintió personalmente que Jeetongma era el más apropiado, y de hecho lo fue. Fui a todos los otros lugares que me recomendó inicialmente y Jeetongma fue el último. Fui allí y realmente me gustó. Es un pueblo en la montaña. Todas las casas están hechas de tierra y los caminos son viejos y están llenos de curvas, como la vida de la abuela. La sensación que me dio el lugar me recordó en mucho al personaje de la abuela. El pueblo realmente nos trató muy bien. Han pasado muchos años solitarios en la montaña. Para la época en que hice la película, había ocho personas viviendo allí. Ahora hay seis, porque dos han fallecido, de viejos. Así que realmente se pusieron contentos de tenernos ahí y cooperaron mucho; todos aparecen en la película. Hizo que fuera muy divertido para todos.
 
¿Cuándo fue que decidió dedicarse al cine?
Cuando estaba en el colegio secundario ví la película Infierno en la torre y me enamoré perdidamente de Paul Newman. Obtuve tanto placer a partir de las películas que me volví una maniática del cine. Me puse a pensar en cómo podía devolver esta felicidad que obtenía de las películas. Así que imaginé que, siendo una directora de cine yo misma, podría hacer buenas películas y pagar este placer. Mi sueño no ha cambiado.
 
Usted ha hecho algunos trabajos en el campo del cine documental. Después de hacer dos largometrajes, ¿prefiere hacer films narrativos? ¿Cuál es su próximo proyecto?
Si sintiera que hay algún problema al que yo podría contribuir a solucionar a través del cine, tal vez habría una posibilidad de que hiciera otro documental. Pero en este momento no tengo planes al respecto. Hay un tercer guión que escribí antes de mi primera película, pero aun no está completo. Antes que nada, mi lema es que, una vez que terminé una película, debo tomarme un año para recuperarme.
 
Entrevista realizada por Cindy Yoon de AsiaSource con una traductora. Copyright © 2003. Asia Society.  AsiaSociety.org Information/ Asia Society

 

 

 

 

FESTIVALES RETROSPECTIVAS ESTRENOS Y NOVEDADES  

 ENTREVISTAS INFORMES CRITICOS CONTACTENOS