"El efecto Tiananmen"

por Silvia G Romero

 

 

Comprender la dinámica de la intelectualidad china desde una perspectiva histórica implica concientizar las múltiples desigualdades de carácter social donde la búsqueda de una identidad cultural mancillada por años de conflictos bélicos se vuelve una premisa fundamental. Los combativos jóvenes de los tempranos noventas decidieron poner fin a los vaivenes políticos de su tiempo y su determinación derivó en el recordado 'verano sangriento del siglo' o la 'Matanza de la Plaza Tiananmen', un golpe de efecto reivindicatorio de sus deseos de emancipación nacional. Un referente literario que aborda este hecho histórico doloroso dentro de una perspectiva artística es la controvertida novela de Hong Ying "El verano de la traición" en la que se describen de manera desgarradora las penurias del régimen y una vida cercada por la pobreza tomando como eje central las desventuras protagonizadas por una joven aspirante a escritora quien presa de la desestabilización reinante y la persecución policial _evalúa la posibilidad de exiliarse junto con sus compañeros y su amante. Como si fuera un espejo en el cual reflejarse, el texto podría servir como punto de partida para adentrarnos en el universo represivo de "Conjugation", film de índole testimonial responsabilidad de la novel realizadora Emily Tang, el cual comparte desde lo formal y lo conceptual una idéntica situación de asfixia y de estigmatización del presente. La película, desde su título, se manifiesta como una metáfora de la autorrealización consciente a través del repensarse ininterrumpidamente y de 'conjugar' las razones causantes de la enajenación del estado de derecho individual. El simple hecho de que un grupo de chicos universitarios construya su porvenir con la mirada puesta en el 'extranjero' constituye en sí un delito mayor, una afrenta a las demandas de su país y por extensión, una ignominia para sus gobernantes. Ya sea en un registro literario o cinematográfico, lo que fusiona ambas obras es la denuncia de la falta de libertad de pensamiento y un rechazo a las normas programáticas impuestas por el partido oficial con respecto a las artes y las ciencias. Ling Ying, personaje testigo de "El verano de la traición", expone con crudeza el costado nefasto y arbitrario de una sociedad que no termina de expiar sus males y que simplemente, prefiere acatar las prerrogativas de sus gobernantes antes que rebelarse para concretar sus aspiraciones. "Conjugation" presenta en común este 'miedo a volar' como constante temática y de su desarrollo surge que 'no ajustar las cuentas' conduce irremediablemente a una existencia vacía de significado donde todo potencial humano es erradicado. Las reflexiones de grupo acerca de los condicionamientos culturales del sistema constituyen la base del film el cual pretende indagar la difícil cohesión entre individuos en épocas de inestabilidad social. En términos audiovisuales, "Conjugation" sugiere una narración ascética y planos que denuncian los estragos causados a una generación diezmada por la incertidumbre y la falta de confort. También, se examina el trabajo en serie característico de los países con ideología comunista planteando como interrogante los alcances de una educación controlada por el estado, motivo por el que son de vital importancia los diálogos y discusiones desarrollados en el marco de improvisados cenáculos de reflexión sumados al debate de ideas donde se _evalúa la profundidad de las heridas heredadas desde los tiempos de la Revolución Cultural. No es casual que el tedio y una sensación de impotencia se reiteren en ambos relatos y que una sensibilidad femenina común se convierta en el eslabón de cierta intención de cambio colectivo en una sombría Pekín. Un sentimiento compartido de orfandad y la perenne disposición a repetir errores son, precisamente, desenmascarados por una mujer en "El verano de la traición". Es con su combativa actitud que Ling Ying osa proclamar: "crecimos pálidos, y sin embargo, en medio de aquel vacío producido por la pérdida de la fe, nuestra juventud inhaló a pleno pulmón toda clase de esperanzas, pero cuando intentábamos cumplirlas hemos descubierto que este mundo no está hecho de esperanzas, que la primera mitad de nuestras vidas no ha sido más que una sucesión de contradicciones". De esta atmósfera enrarecida por la frustración y los deseos incumplidos se retroalimenta "Conjugation", cuya virtud es tomar el 'toro por las astas' frente a otras miradas oblicuas de la desazón representadas en "Platform" y "Extranjeros en Beijing". Su contundencia no es arbitraria y la consigna es clara: emerger de la oscuridad de la razón es el único camino posible para los jóvenes orientales, quienes al desandar las sinuosas trampas de la Historia acceden a la comprensión cabal de las insatisfacciones e inseguridades proyectadas hacia el futuro. Por eso es lícito suponer que un mismo cordón umbilical, hecho de miserias y dolor, une a "Conjugation" con "El verano de la traición", dos manifestaciones artísticas, únicas en su estilo, atravesadas por reales sinsabores y un afán de sincero progreso.

 

Silvia G Romero

 

 

 

 

INDEX FESTIVALES RETROSPECTIVAS ESTRENOS Y NOVEDADES  

 ENTREVISTAS INFORMES CRITICOS CONTACTENOS